martes, 9 de septiembre de 2014

Tortilla de patatas ¿sin huevo y sin patatas?


¿A quién no le apetece una suculenta tortilla de patatas, a cualquier hora; esta delicia sin igual, símbolo nacional? 
Seguro que todos querríamos un pincho...por lo menos ¿verdad?

Se popularizó a mediados del s.XIX y desde entonces en cualquier casa fue bien recibida. Es más ni siquiera en la postguerra el pueblo quiso privarse de ella, pero ¿cómo? diréis...si entonces los alimentos escaseaban y los huevos los cobraban a precio de oro. Pues gracias al ingenio de un gran cocinero, Ignasi Domènech, que inventó un simulacro en toda regla de nuestra famosa tortilla (recogida en su libro de cocina "Cocina de recursos (Deseo mi comida)" publicada en 1941). 
Digno de una medalla por tan heróica proeza: la tortilla de patatas ¡sin huevo y sin patatas!

¿LISTA DE INGREDIENTES?
La hay y no tan breve como pensáis...

-En sustitución de las patatas
 El albedo de 12 naranjas.
-En sustitución de los huevos:
 -4 cucharadas de harina
 -10 cucharadas de agua
 -sal 
 -pimienta
 -1 cucharada de bicarbonato
 -colorante alimentario

PREPARACIÓN:
Se pela muy finamente o ralla la cáscara de las naranjas y se arranca a trozos el albedo, que es la parte blanca y esponjosa que cubre los gajos, dejando las naranjas mondas y lirondas. Se cortan en trocitos pequeños.

Se ponen a remojo en agua con un poco de sal durante 6 horas (para neutralizar el posible amargor) y pasado este tiempo se escurren y secan con papel de cocina, rehogándolas en una sartén con un poco de aceite, a fuego moderado, hasta que estén tiernas y jugosas.

Mientras tanto, hacemos el sucedáneo de huevo batiendo todos los ingredientes hasta obtener una crema bastante líquida. 
Mezclamos las mondas o albedos con esta crema o gachuela y lo cuajamos en la sartén como haríamos con cualquier tortilla...vuelta y vuelta!



Y ahora ¿qué me decís...os sigue apeteciendo?
El propio autor recomienda no decir los ingredientes a los comensales, quizás para no estropear la sorpresa, porque entonces sería un bocado exquisito pero al fin y al cabo sólo un simulacro para llenar la panza comiendo con poco.

Ahora bien, hoy en día que están tan de moda las recetas de aprovechamiento no debemos desdeñarla. No sabe a nada, es verdad, pero es ligera y saciante y hasta el libro se ha reeditado en el 2012 por su auge de ventas en medio de la crisis, apuntándose a ello chefs como Mireia Carbó (pincha aquí para ver su video y el artículo del periódico)

Y además si no os he convencido deciros que esta humilde receta es la "purga Benito" que lo cura casi todo. (Pincha aquí si quieres la información completa de los beneficios del albedo)

-Previene el cáncer de piel
-Inhibe el cáncer de pulmón 
-Previene el cáncer de estómago, colon y mama.
-Disminuye el nivel de colesterol
-Ayuda a dejar de fumar

¡Esta tortilla es la monda!