lunes, 16 de marzo de 2015

DIY pintar una taza con esmalte de uñas



Para este 2º lunes de "Aprendiendo de todo un poco" de Anna Llansa me tocó a mí elegir el tutorial. Y se me ocurrió que tal vez os animárais a decorar una taza con esmalte de uñas.
Con pocos materiales y algo de imaginación crearemos unos efectos marmoleados muy bonitos. Con ésta técnica no hace falta saber pintar, tan sólo consiste en que al verter unas gotas del esmalte en un plato con agua, su componente oleoso hace que no se diluya el color sino que se expanda creando una capa superficial. Podemos usar varias lacas de distintos colores o sólo una, tan sólo hay que remover con un palillo y obtendremos todo tipo de dibujos que se adherirán a la taza en cuanto la sumerjamos.

Y como muestra el tutorial de éste blog o éste otro. O este vídeo que encontré después.
MATERIALES:
-Plato hondo desechable
-Palillo
-Esmalte de uñas de distintos colores.
-Papel absorbente
-Taza o vaso.
Se puede hacer sin orden ni concierto y quedará un diseño espontáneo a modo de salpicón, pero yo he preferido ir colocando gotas concéntricas de distintos colores que combinen entre sí. Estos se irán abriendo como vemos en la 1ª foto y con la ayuda de un palillo iremos removiendo hasta obtener formas nuevas. (Conviene no tardar mucho para que no se seque ésta capa) Por último, metemos la taza de lado, sin que se meta agua por dentro y con cuidado la movemos despacio de un lado al otro para que se le adhiera la pintura.


La sacamos del agua y la dejamos secar boca abajo un buen rato sobre papel absorbente. Podemos repetir el proceso cuantas veces queramos, para ello retiramos con el palillo los restos de la capa de color que hayan quedado en el agua y ya podemos seguir decorando más objetos, porque seguro que te quedas con ganas de más...
Conviene que al sumergir la taza no llegue hasta arriba del todo la pintura ya que si la vamos a usar para beber resulta tóxica. Es mejor dejarlo hasta la mitad o bien dejar libre uno de los lados (como he hecho yo con la taza blanca) Otra precaución a tener en cuenta es no meter la taza en el microondas (mejor calentar la bebida aparte) ni tampoco en el lavavajillas, ya que se despintará. 
Hay muchos usos aparte de éste, podemos destinarlo a decorar como florero o para meter  lápices por ejemplo...



Y no sólo con tazas si no con vasos, cajitas y todo tipo de objetos de plástico, metal o cerámica... como éste pequeño azucarero que ha quedado así:


Incluso he visto después que se usa para la manicura, es la técnica del "water marble" (lo podéis ver arriba en el enlace del vídeo, los que salen en su lateral) 
Por último y aunque suene a perogrullada deciros que si os equivocáis o se mancha por donde no queréis se puede quitar con quitaesmalte.

Animaros a participar para el mes que viene con un DIY distinto que elegirá quien obtenga más votos en éste y podréis ganar una de éstas cajitas tan preciosas que amablemente ha decorado Anna. (Yo ya tengo la mía, gracias!) Además ella compartirá todas las entradas en  su tablero DIY de pinterest. 
Podéis ir a su blog "De todo un poco" pinchando abajo en la imagen para ver las tazas tan bonitas que han hecho las compañeras.

Y con esta entrada también participo en el blog de Olga:
(Mira aquí  todas las propuestas que se pueden hacer en ésta 17ª edición)