viernes, 11 de marzo de 2016

Rosca de pan de mantequilla


Por el título y la foto a la vista está, pero si no te has dado cuenta...
"Lo come Pancracio, está en el champán, si piensas despacio...sabrás que es el ¡pan!"

Que he preparado en forma de rosca para el Reto "Tú dulce, yo salado" ayudándome de la panificadora para amasar pero se puede hacer perfectamente a mano, claro; y además así sabrás de dónde proviene la costumbre de untar mantequilla al pan...

En 1519 una ciudad llamada Allestein tenía dos problemas, estaba siendo sitiada y y había una plaga entre la gente, la cual Copérnico (que vivía allí entonces) empezó a investigar.
Para ello dió varios "menús" a los habitantes y el pan resultó ser el culpable, ahora quedaba saber si lo estaba contaminando el enemigo o era por la suciedad de la ciudad.
¿Y cómo lo averigüó? pues untando el pan con algo claro, si llegaba manchado era por la suciedad reinante y si no, entonces era el ataque del enemigo. Así se acabó la plaga por el método de observación y prueba! porque resultó que el enemigo no conocía el pan y el invento de untar -pan con mantequilla- traspasó fronteras hasta nuestros días (y en buenas condiciones) 

INGREDIENTES: (para dos roscas medianas)
-640 grs. de harina de fuerza
-140 ml. de agua templada
-70 ml. de leche
-140 grs. de mantequilla (a trocitos)
-45 grs, de azúcar
-2 cucharaditas (de café) de sal
-9 grs. de levadura seca de panadería ó 25 grs, de la fresca.

PREPARACIÓN: 
Según el recetario Moulinex, se pone en la cubeta los ingredientes líquidos y luego los sólidos, es decir en el siguiente orden: agua. leche, mantequilla, azúcar, sal y a continuación, la harina y la levadura seca. Colocar la cubeta dentro de la panificadora, seleccionar su peso (1 kg), tostado deseado y programa 5 (pan francés) si quieres el pan con forma rectangular y sin preocuparte de más hasta que termine. O bien, como hice yo para la rosca...seleccionar el programa de masa para pan (nº 13) que dura hora y media y con el que ya ha amasado y leudado:


Luego se saca, dividiéndolo en dos trozos a los que se les da forma de anillo. 

Se dejan reposar sobre una placa enharinada hora y media aprox. tras lo cual se le hacen unos cortes en la superficie y se meten en el horno (ya precalentado) a 240º durante 35 minutos, bajando la temperatura a 210º a mitad de cocción. 
Dejar que se enfríen sobre una rejilla.


¡Cuanto más caliente, más fresco y crujiente!
pero ojo...
Cuando comieras pan caliente, no bebas de la fuente.
Anda, ya...
Déjate de tanto refrán y empieza a buscar el pan
antes de que lo acabe la gente!

Para ver las propuestas de las organizadoras y participantes, pásate por el blog de
Alba "Niña Bonita" ó Patry "Patypeando".


Y si quieres ver más recetas mías...espérame, que me voy unos días!
Gracias a todos por vuestras visitas y comentarios

53 comentarios:

  1. Hola M.Esther. En todas tus entradas siempre se aprende algo. Hoy ha tocado saber cual es el origen de untar el pan con mantequilla. hoy me acostaré sabiendo una cosa más jj.
    Entre refranes y acertijos formas una entrada muy llamativa y si a ello se le suma la receta el éxito lo tienes asegurado.
    Una rosca que tiene que estar fenomenal. Con cualquier cosa con la que se la acompañe será una delicia poder saborearla. Un pan para disfrutarlo y más si uno está asediado por el hambre jj.
    Que disfrutes del fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Eso de no beber cuando comes pan o rosquillas calientes lo sigue diciendo mi abuela...jjj... Vaya pintaza tiene la rosca, apetecible totalmente, me hacía yo unas tostadinas... gracias por sumarte un mes más y contarnos muchas curiosidades... saludines

    ResponderEliminar
  3. Agua se me está haciendo la boca, me gusta mucho el pan y si está calentito ya no te quiero contar. Lástima que la dieta no lo permita tanto.
    Besos.
    Ana (Manualijando)

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Esther!! ¡¡Eres una fuente inagotable de sabiduría!! No había oído nunca la historia del pan con mantequilla, salvo la ley de Murfhy, que esa me la se bien, porque siempre me pasa, ja, ja.
    Y el pan, rico, rico y con fundamento. Feliz finde. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Hola M.Esther!!
    Me encanta esta rosca, te ha quedado con una esponjosidad increíble, mismo pide que se la coman a bocaos. Yo tampoco había oído nunca la historia del pan con mantequilla y me ha gustado saberla, como dice el refrán, nunca te acostarás sin saber una cosa más.

    Besines y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  6. Vamos, vamos...que pierdo la compostura y quiero ese pan y si puede ser con chocolate mejor que mejor,,total ya puestos a disfrutar a tope

    ResponderEliminar
  7. Esa rosca está rica sola o en compañia de otros. Me ha gustado la historia del pan y la mantequilla, eso es lo bueno de tu espacio que te enteras de curiosidades que a lo mejor de otra forma no sabríamos. Muy interesante tu post.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Con lo que me gusta el pan casero este ya lo he guardado en pendientes te ha quedado preciosa esa rosca y se le ve una miga deliciosa!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Esther, tu si que sabes historias interesantes, sean ciertas o no, ya sean reales o de ficción, siempre nos dejas con un delicioso sabor de boca.
    Así que ve sacando la mantequilla de donde la tengas escondida porque esta rosca cae, pero ¡ya! ja, ja, ja...
    Besos preciosa, que disfrutes del fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Qué rico,y la,historia del pan con mantequilla no la conocíamos!
    Desde luego los degustariamos con cualquier cosa,somos de pan.Aqui en Mallorca es una cena recurrente!
    Muchos besos y feliz finde

    ResponderEliminar
  11. Una rosca riquisima y la historia muy buena besitos

    ResponderEliminar
  12. Qué lindo, M.Esther. Y de lo más artesano. Me encanta que le hayas dado forma con tus propias manos :) Y la historia del "detective" Copérnico descartando sospechosos. absolutamente genial. Ahora deberíamos investigar si además ¡fumaba en pipa! Figúrate, ¿te lo imaginas? :P

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. No sé yo si el santo llegó alguna vez a comerse la rosca o la lleva por puro adorno, pues pienso que si no se la pondrían cerca de la boca, es un decir, jajaja. Lo cierto es que me ha impresionado la rosca tan fenomenal que has hecho ¡cómo me apetecería probar un cachito! ...se ve tan rica, con ese tostado tan bonito. Muchos besos María.

    ResponderEliminar
  14. Siempre hay algo interesante en tu espacio que uno puede disfrutar con las anécdotas o leyendas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué buen aspecto tiene esta rosca de pan de mantequilla!
    Caliente y crujiente tiene que estar exquisita
    Me ha encantado la adivinanza
    Y también me ha gustado saber de dónde viene la costumbre de untar mantequilla al pan... cosa que yo he hecho en alguna ocasión ;-)
    Pues te espero... que disfrutes de tus días ;-)
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Jajaja, muy buena la parte del refrán jajajaja.
    Jolín, para desayunar con un chorrito de aceite y el café PERFECTO.
    XOXO

    ResponderEliminar
  17. Perfecto!! Crujiente y calentito, qué delicia, aunque tenga alguna contraindicación :) Disfruta de tu merecido descanso, por aquí andaremos a tu vuelta...hasta entonces no comeré :D:D:D
    Un beso y, lo dicho, felices días.

    ResponderEliminar
  18. Que rica se ve, vaya miga tan esponjosa y que crujiente por fuera, me encanta.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  19. Qué pan más apetitoso, mmmm creo que puedo imaginarme lo esponjoso y sabroso que está!!! Y jejeje con los refranes, pues mira no sabía ninguno de los dos, aaah!!! y la historia de dónde viene tampoco, te echaremos de menos por aquí, descansa y disfruta, hasta la vuelta!!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  20. Me encanta tu receta!! tiene pinta de estar
    buenisimo...... Besos

    ResponderEliminar
  21. Nada me puede gustar mas que el pan! soy la tonta del pan.. y no es por hacerte la rosca pero esta de pan de mantequilla tiene que estar de maravilla! Gran experimento el de Copérnico!
    Me apunto la receta, muchísimas gracias dulce contadora de historia del buen comer ;) Me voy a ver más propuestas.
    Disfruta mucho, aquí te esperamos :)
    Un besote guapa

    ResponderEliminar
  22. Hola guapísima !!!
    Una anécdota histórica de lo más interesante la de Copérnico, me encanta aprender cosas nuevas M. Esther y en tu blog siempre ocurre :)
    El pan no te ha podido quedar más rico, menuda pinta tiene la corteza, de verdad, precioso y y bien sabroso.
    Aquí otra tonta del pan, que bien le daría un pellizco al tuyo.
    Besotes gordos mi niña.

    ResponderEliminar
  23. Pero que buena pinta tiene!!! La probare ;) ah! y lo de bebe agua es verdad, yo siempre lo he escuchado jejeje
    Gracias por participar un mes mas y mucha suerte.

    Besines

    ResponderEliminar
  24. Hola María, enhorabuena, el aspecto de la rosquilla es maravilloso. Estoy convencida que el pan casero es insuperable. Feliz finde, bstes.

    ResponderEliminar
  25. Que bueno ese pan, se le ve una textura muy rica seguro que te ha desaparecido nada más acabar con las fotos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Curiosa historia la del pan con mantequilla... No hay día en el que venga por aquí y no aprenda algo nuevo :)
    Me encanta esta roca de pan Esther, te ha quedado fenomenal, muy esponjosa y con un color que invita a comérsela a pellizcos jejeje Yo es que soy muy panarra :P
    Seguro que queda deliciosa con cualquier cosa.
    Un abrazo, y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  27. Nada mejor que un pan casero recien horneado, tanto el olor como el sabor es delicioso!!Una rosca preciosa. Bs.

    ResponderEliminar
  28. Si, si, y dame pan y dime tonto, y con tu pan te lo comas... jajaja, anda que no hay refranes sobre el pan! Lo importante no es hablar sino catarlo... esa rosca debe ser una gozada, si señora!!
    Besotes y que tengas una buena semana

    ResponderEliminar
  29. A falta de pan , buenas son tortas!! jajaja , otro más! Bueno que yo para tortas prefiero tu pan pero sin dudarlo ni un momento. Esta rosca de mantequilla me la llevo que voy a copiarla, pues las que yo hago son con aceite de oliva y voy a variar!! Un beso y gracias por hacernos disfrutar con tus entradas!!!

    ResponderEliminar
  30. Hola M. Esther!!!

    El roco de pan tiene una pinta deliciosa y me da que ha de ser súper tierno por dentro y crujiente por fuera, yo al menos así lo presiento viendo las fotos. Y no sabía de dónde provenía la costumbre de untar el pan con mantequilla. Ingenioso fue don Copérnico.

    Besitos

    ResponderEliminar
  31. Hoy me acuesto sabiendo una nueva cosa, me ha gustado saber por qué untamos mantequilla en el pan, y lo que si me ha encantado es ese precioso pan que has hecho, como lo mire mucho le doy un bocadito,jejeje... felicidades guapa.
    Un besazo amiga.

    ResponderEliminar
  32. Menudo pan tan bueno y sabroso ......yo hestoy empezando en eso de hacer pan casero.Me lo quedo¡¡¡¡
    besitos¡¡¡

    ResponderEliminar
  33. Qué rica rosca de mantequilla has hecho, tiene una pintaza sensacional.
    Me ha gustado mucho, ya la he guardado porque me apetece mucho probarla.
    Un beso

    ResponderEliminar
  34. Explicado por tí, parece sencillisimo y tiene una pinta en las fotos...

    ResponderEliminar
  35. "Ontem foi embora.Amanhã ainda não veio. Temos somente hoje, comecemos!!!Qualquer ato
    de amor, por menor que seja, é um trabalho pela paz" (Madre Teresa de Calcutá)
    Fico sempre feliz com sua doce presença lá no meu cantinho! Obrigada!

    Um grande abraço querida, Marie.

    ResponderEliminar
  36. Uy que buena receta, y adore la historia de Copernico, te mando un beso y te me cuidas mucho.

    ResponderEliminar
  37. Hola MAría, con lo que me gusta a mí el pan, éste no me lo pierdo, seguro que está riquísimo. Un besote!
    Por cierto, siento no haberme pasado por aquí antes pero últimamente sólo me da tiempo de publicar y eso es porque tengo las entradas preparadas porque si no ni eso jejeje.

    ResponderEliminar
  38. Que pintaza de rosquilla, creo que me daría trabajos esperar a que se enfriase para probarla, jajaja
    Besote!!!!!

    ResponderEliminar
  39. ¡¡Qué peligro, esta receta justo ahora que se acercan vacaciones!!. Seguro que me animo a probarla, se le ve una pinta riquísima. Besos.

    ResponderEliminar
  40. Esta es una de las cosas que más nos pueden gustar en el mundo, María E. El pan con mantequilla, bien como ingrediente, o bien untadita... ¡Uy por favor, nos tenemos que contener para no salir corriendo a la nevera! Nos imaginamos como olería tu casa... ¿Quién puede resistirse?

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  41. madre que pinta mas buena¡¡¡ dan ganas de ir a tu casa por un trozo.
    besos crisylaura.

    ResponderEliminar
  42. Esther, cariño, qué buena pinta tiene esa rosca de pan... ahora mismo me hacía un bocata con ella... Mmmm!! pero qué rico está el pan, la verdad. Espero que tu ausencia sea por algo bueno como unas vacaciones... Un beso enorme y nos vemos a tu vuelta.

    ResponderEliminar
  43. Qué curiosa la historia que nos cuentas, y vaya rosca, es una señora rosca, a mí me gusta mucho comer pan, así solo, aunque con un poco de aceite de oliva y jamón también tiene que estar de muerte...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  44. Menuda pinta tiene ese pan... el pan untado con mantequilla es lo mejor!!! :D

    ResponderEliminar
  45. uufff que pintaza xD, podría comerlo todos los días, sólo, con dulce, con salado... me encanta. Besos!!

    ResponderEliminar
  46. María, esta rosca de pan es todo un lujo y una tentación. ¡Se ve deliciosa! Ya me la puedo imaginar con manteca, queso o patés vegetales y acompañando cualquier plato hasta que no queden ni las migas ;)
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  47. pues tiene una pinta exquisita! y ahora que se ha puesto tan de moda hacer pan, me esta picando el gusanillo de probarlo!! a ver si un dia de estos me atrevo!!

    un besito!!!

    ResponderEliminar
  48. Es una rosca espectacular, debe ser muy deliciosa.

    ResponderEliminar
  49. Al pan, pan, y al vino... pues qué bueno que viniste. Y esta vez con un rosco de lo más rico: no hace falta ni aderezar con nada.Está buenísimo solo. Para no dejarse ni las miguitas.

    Una vez más, gracias por esta receta tan rica

    Saludos

    ResponderEliminar
  50. Qué buenos recuerdos me traen las meriendas de pan untado en mantequilla después de volver del cole, y qué curiosísima la historia María! Qué aspecto tan delicioso y crujiente con la cortecita agrietada, mmmmm, qué bien te ha quedado!!
    Espero que estés disfrutando estos días de descanso bloggeril, seguro que andas tramando recetas bien ricas para no dejar de sorprendernos!!
    Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  51. É Páscoa! Cristo está vivo, o túmulo está vazio, Ele ressuscitou!!! A mais bela festa dos Cristãos.
    Crentes no Amor de Deus Pai que nos deu seu Filho Jesus Cristo que permanece conosco pela força do
    Espírito Santos, seguimos nossa caminhada na construção de um mundo mais justo, fraterno, humano,
    harmonioso e de doação.
    Todos somos promotores da Paz!
    Feliz, Santa e Abençoada Páscoa.
    Um doce abraço, Marie.

    ResponderEliminar

¡Me encantan tus comentarios! Gracias.