martes, 13 de enero de 2015

Lasaña con corazones de alcachofa y jamón


Hace mucho tiempo que no ponía platos de esos que nos encontramos no en recetarios, 
si no en mitad de algunas novelas. En el libro "Veneno de cristal" pág 149-150 (de Donna Leon) aparece esta lasaña (la preferida de su protagonista, el famoso comisario Brunetti)
Y es en "Sabor de Venecia" donde Roberta Pianaro la prepara junto a otras más  formando una buena colección en ese libro del que ya os hablé aquí cuando hice las creps con espinacas y requesón (que por cierto, es una de las recetas más visitadas del blog)


INGREDIENTES:
-12 láminas de lasaña precocinada
-8 alcahofas de grosor medio
-1 diente de ajo partido en dos, sin el corazón
-perejil picado
-1 cucharadita de sal
-8 cucharadas de aceite de oliva
-medio limón
-3/4 litros de agua
-200 grs. de jamón york troceado
-100 grs. de queso parmesano rallado
-mantequilla
Para la bechamel:
-75 grs. de harina
-75 grs. de mantequilla
-3/4 litros de leche caliente
-sal

PREPARACIÓN:
Eliminamos las hojas duras de las alcachofas, les cortamos las puntas y pelamos los tallos, que habremos cortado antes. Ponemos las alcahofas y los tallos en un recipiente con agua fría y el zumo de limón para que no se oscurezcan. Lavamos, escurrimos y colocamos en una cacerola con aceite, el ajo, la sal y el agua. Ponemos la cacerola tapada a fuego vivo.
Cuando el agua empiece a hervir  añadimos el perejil, bajamos el fuego y las cocinamos durante 30 minutos. Luego destapamos y hacemos evaporar el agua restante hasta que quede sólo el aceite. Apartamos y dejamos enfriar. 
(Nota: yo las cociné en la olla rápida, con lo cual el tiempo es mucho menor)

Hacemos la bechamel en una cacerola de bordes altos.
Disolvemos la mantequilla a fuego moderado, echamos la harina y removemos con una batidora de varillas hasta obtener una crema.
Apartamos la cacerola del fuego y añadimos la leche caliente poco a poco. Cuando la bechamel esté cremosa volveremos a poner la cacerola al fuego para que adquiera consistencia. Rectificamos de sal, rallamos un poco de nuez moscada y la dejamos enfriar. Si se forman grumos, los desharemos con una batidora de varillas.
En una cacerola con agua hirviendo y sal, sumergimos las láminas de lasaña y las dejamos durante 1 minuto. Luego colocamos la cacerola debajo del grifo de agua fría y con las manos cogemos las láminas y las disponemos en un plato grande.
Cogemos las alcachofas, las ponemos en una tabla, quitamos las hojas más grandes y picamos el corazón y los tallos. Añadimos el jamón.
Untamos una fuente para horno (de 26 x19 cm.) con mantequilla. Colocamos 3 láminas de lasaña en sentido transversal, las cubrimos con una capa de bechamel  y encima otra de alcachofas y jamón, y espolvoreamos el queso parmesano.
Luego colocamos otras tres láminas de lasaña y proseguimos hasta llegar al último nivel, que recubriremos sólo con bechamel y parmesano.
Metemos la fuente en el horno, ya precalentado, durante 20 minutos a temperatura elevada. La superficie de la lasaña se debe gratinar.
Antes de servir dejamos enfriar ligeramente.
Hoy la traigo porque en aquella ocasión una amiga se quedó con ganas de que la hiciera algún día, y aunque ya la tenía preparada...

 Antes de las Navidades no me dió tiempo a publicarla!
pero ahora tenemos un año por delante para probarla
veréis que esta lasaña no engaña
 y no hay que darse mucha maña, 
para entera rebañarla!!