viernes, 15 de abril de 2016

Pollo a la lionesa

Hoy retrocedemos en el tiempo, por su coincidencia en la fecha,
hasta el 15 de abril de 1912 
para participar en la conmemoración del hundimiento del Titanic.
 (que nos propuso NoemiTodocooking para el evento #Diade... de este mes)

Ya han transcurrido más de 100 años y su historia continúa despertando interés, e incluso desde el punto de vista gastronómico muchos restaurantes de todo el mundo siguen recreando la última cena que se sirvió a bordo del buque.

Las tres cartas de los menús correspondientes a cada clase fueron uno de los objetos que se han conservado y, aunque no se dispone de la recetas originales, vemos que los pasajeros pudieron disfrutar de suculentos platos. 

Por lo menos en el elegante comedor de la 1ª clase se sucedieron 10 magníficos manjares, ideados por el más renombrado chef de Francia, Auguste Escoffier, y justo de las dos recetas que le dió a Henry Tingle Wilde (jefe de cocina del Titanic) está la del salteado de pollo a la lionesa. De todas formas también la encontré parecida en el libro "Last dinner on the Titanic"  que aquí os dejo...

 

INGREDIENTES:
-1/3 de taza de harina 
-2 cucharadas de tomillo fresco picado (yo usé del seco)
-1/2 cucharadita de sal
-1/2 cucharadita de pimienta
-6 pechugas de pollo deshuesadas (yo las corté por la mitad a lo largo)
-1 huevo batido
-3 cucharadas de aceite 
-2 cebollas pequeñas
-1/3 de vino blanco
-1 taza de caldo de pollo
-2 cucharaditas de pasta de tomate (yo he usado del concentrado de mercadona)
-1 pizca de sal

PREPARACIÓN:
En una bolsa de plástico resistente echar la harina, 1 cda.tomillo, sal y pimienta. Agitar para mezclar. Pasar las pechugas por el huevo batido y luego por la mezcla de harina.
En una sartén amplia calentar 2 cucharadas de aceite y a fuego medio-alto y colocar el pollo, dejarlo hasta que esté dorado, dándole la vuelta una vez.
Sacar las pechugas de la sartén y ponerlas en una fuente dentro del horno, para mantener el calor.

Colocar de nuevo la sartén, añadir la otra cuchara de aceite y reducir el fuego a medio-bajo para rehogar la cebolla, junto con el ajo y la otra cda. de tomillo. Revolver con frecuencia, hasta que queden transparentes. Luego aumentar el calor y dorarlas un poco.

Añadir el vino y dejar que reduzca a la mitad.
Verter el caldo, la pasta de tomate y la pizca de azúcar.
Dejar que hierva 2 minutos o que comience a espesar y entonces añadir el pollo. Cubrirlo bien con la salsa y cocinar unos 10 minutos aproximadamente.

Vestiremos la mesa de gala y nosotros de etiqueta para saborearlo...  
Según el libro "Este es uno de los más deliciosos platos en el menú de la cena de primera clase. La salsa es de Lyon, considerada por muchos como la capital gastronómica de Francia, y emplea dos alimentos famosos por la zona -las cebollas del valle del Ródano y las aves de corral de Bresse- " 

 Aunque por aquí no disponga justo de esos ingredientes ¡Me ha gustado mucho!