martes, 1 de noviembre de 2016

Beignets al estilo de Nueva Orleans


Estas piezas cuadradas de masa, fritas y espolvoreadas abundantemente con azúcar glass 
son los típicos buñuelos del estado de Louisiana (Estados Unidos) 
y dicen que los mejores del mundo se pueden tomar en el Café du Monde de Nueva Orleans 
Se sirven de tres en tres acompañados con salsa de chocolate, mermelada, jarabe de arce...y un café au lait. 

Desde que los los franceses introdujeron la receta, esta cafetería prepara beignets desde1862,
las 24 horas ininterrumpidas,de todos los días del año, 
 a excepción de uno sólo, el de Navidad y también cuando sufren algún huracán; 
en cuyo caso lo mejor será hacerlo nosotros mismos ¡¡pues son muy fáciles y están riquísimos!! 
¡ah, que no vivimos allí!...bueno,
 eso no será inconveniente ninguno, a todos nos gusta probar la gastronomía internacional,
 sobre todo tratándose de dulces ¿verdad? 

INGREDIENTES:
-1 sobre de levadura seca de panadería
-125 ml. de agua
-1/2 cucharadita de sal
-60 grs. de azúcar
-120 ml. de leche
-2 huevos (a temperatura ambiente)
-25 grs, de mantequilla
-450 grs. de harina 

PREPARACIÓN:
Activa la levadura disolviéndola en el agua templada y dejándola reposar 5 minutos.

Mientras tanto, bate los huevos con el azúcar, añade la leche, la mezcla anterior de levadura y sal (pero no salgas de la cocina!) hay que continuar...mezclando poco a poco la mitad de la harina tamizada, luego la mantequilla derretida y el resto de harina hasta que se forme una masa. De momento será pegajosilla, pero le puedes añadir algo más de harina (tampoco mucha) hasta que al amasarla se vuelva elástica y blandita. 
Formar una bola y dejar reposar en un bol amplio tapado con film transparente.

Ahora sí! Sal de la cocina una hora o dos...(hasta que veas que la masa ha duplicado su volumen)



Además puedes viajar directamente desde tu sillón si empiezas a leer la novela "La Lectora del barrio francés" que escribió mi gran amiga y compañera bloguera María José y puedes encontrar cliqueando aquí.

Hace bastante que yo no actualizo mi sección de "libros y recetas" y ésta es la ocasión perfecta para retomarlo, pues además de presentarte un libro super interesante, muy bien escrito y que te engancha desde la primera página, se añade que podrás disfrutar del ambiente de Nueva Orleans, con todas sus luces y sombras.
Aunque es una novela histórica de fantasía oscura y no hace referencia a ninguna receta en él, en uno de sus capítulos algunos de los personajes van a festejar el Mardi Grass (martes de carnaval) y si ellos van a los desfiles de ese día ¿qué mejor inspiración para mí que preparar estos buñuelos, todo un símbolo típico de allí? Así que, con permiso de su autora, relaciono nuevamente ambos ámbitos, el de la literatura y la gastronomía y me alegro ¡doblemente!...por ella, porque se estrena con su primera novela publicada en Amazon y le deseo mucho éxito y porque para mí es un honor dedicarle unas líneas y un pequeño espacio desde mi propio blog.

Cuando la masa de los buñuelos ya esté subida, sácala del bol, amasa brevemente y estira con el rodillo, y la mesa, enharinadas, hasta dejarla con el grosor de un dedo aproximadamente. Haz cortes con un cuchillo formando cuadrados o bien usa un cortador (como hice yo) Ponlos sobre papel de horno para que no se peguen.
Calienta abundante aceite para freírlos, verás cómo se inflan con el calor, dales la vuelta, dóralos y sácalos déjandolos escurrir sobre papel de cocina para que éste enjuge el exceso de aceite.
Acto seguido, epsolvoréalos con mucha azúcar glass y pruébalos tibios, acompañándolos con lo que quieras; yo les puse mermelada de arándanos.

¡Están exquisitos!


Ya puedes seguir leyendo donde te quedaste y comprobar que Grace (la protagonista) no te dejará indiferente, al igual que su presencia por las calles del Nueva Orleans de primeros de siglo, por donde pedalea huyendo de un turbio pasado...

...y mientras encuentra su sitio, va suscitando amores y odios por donde pasa pues su don (encontrar el libro perfecto que despierte a cada oyente de su letargo) también conlleva una estela de muerte que ni ella misma sospecha dejar tras de sí... ... ...

¡Misterio!

46 comentarios:

  1. Vaya maravilla de pots y que decir del dulceeee que divino y que rico debe estar.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Tienes el mejor blog de recetas del mundo, María Esther! ¿Qué no? Que si, y te explico por qué:
    Leerte es desear tomar un bocado del plato que presentas. Además con el relato nos introduces de lleno en la atmósfera que rodea cada manjar y haces desear comerlo como si fuera tu última comida en este mundo.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  3. Que buenos los beignets, que yo no conocía claro, como mucha repostería internacional. Muy buena idea también relacionar receta y libro, a mi me encantan las dos cosas, así que me las llevo y te felicito por ese buen ojo y mejor mano que tienes para todo.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado tu entrada, Esther! Ya sabes que a mi lo de cocinar... no me va, pero admiro muchísimo tu trabajo! Y la foma de contarnoslo es maravillosa
    Muchos besos!! Helena

    ResponderEliminar
  5. No me he podido resistir y aquí estoy, la siesta puede esperar.
    😱 que maravilla de baignets y de entrada, hoy he tomado café en Nueva Orleans contigo y me ha encantado.
    Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
  6. Exquisitas estas beignets y qué mejor que saborearlas junto a un libro ambientado en su lugar de origen. Un binomio muy original. Mucha suerte a tu amiga con su primera novela, el tema augura una interesante lectura.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Fantásticos estos buñuelos de Nueva Orleans, quedan preciosos y muy hinchaditos... ¡divinos! Es increíble lo ligada que está la literatura a la gastronomía, sin ni siquiera mencionar un plato puede trasladarte hacia sabores y olores que de otra forma no hubiésemos imaginado. Enseguida voy a ver el libro, besos.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta, me encanta leer tus posts. Que elegancia de presentación y cuánto nos descubres. Besotes

    ResponderEliminar
  9. Que rico no conocia estos dulce pero ya tengo ganas de probarlo , besitos

    ResponderEliminar
  10. Tienen una pinta tremenda!!! Y he visto la novela de tu amiga en Amazon, la verdad es que tiene muy buena pinta. En cuanto termine el que tengo entre manos,lo compraré. Me ha gusto la sinopsis, y la portada muy chula.
    Me encantará comerme un par de baignets,se ven muy ricos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Con tus post no sólo aprendo recetas, sino otras cuestiones interesantes que tan divinamente nos cuentas Esther. Los Beignets tienen una pinta!!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  12. Hola guapísima !!!
    Oye, recetón de los buenos donde los haya. Y mejor si los hacemos en casa, donde va a parar ??, imaginate que nos estamos comiendo un beignet en Nueva Orleans y nos vemos en medio de un huracán, menudo susto . . . y encima hasta volaría el azúcar glass tan estupendo que has puesto por encima jajaja
    Oye, me encanta que nos enlaces con lectura y todo, porque es otro de mis vicios. Ando ahora enganchada en uno de historia de Felipe II, que me está gustando a rabiar.
    Ahora voy a cotillear el de tu amiga.
    Ahhh, antes de que se me olvide: muy bonito el cuadro que le enviaste a Alicia, si es que cuando digo que eres una artista, no es broma ni exageración, sino un verdad de la grandes.
    A eso le añades un poquito de encanto y buena persona, y lo aliñas con el cariño y la chispa que le pones a todo y el resultado es esa Maria Esther, que es para comérsela.
    Besotes gordos mi niña, me llevo unos cuantos que estos si que me los comería con gusto.

    ResponderEliminar
  13. Mi querida amiga, por fin he vuelto jejeje, despues de unos meses desaparecida, pero no por nada malo todo lo contrario, el mes pasado se caso mi hija y eso me ha llevado estas mas ocupada de lo normal, todo salio muy bien en el blog he puesto unas foticos de la boda cuando puedas las miras q seguro te gustaran, Bueno decirte que me han encantado estos dulces fritos que jamas habia visto, pero que te han quedado de cine y has puesto unas fotos preciosas de verdad, parece un escaparate de una pasteleria de lujo me han encantado. Mil besicos Princesa

    ResponderEliminar
  14. Hola, qué ricos!! me ha sorprendido gratamente pues al leer el nombre pensé que llevaría ingredientes difíciles de encontrar y más complicados de hacer. veo que no, Así que mil gracias por la receta, el libro y esas fotos que alegran la vista!!Un beso preciosa!!

    ResponderEliminar
  15. Uy se ven muy ricos gracias por la receta te mando un beso

    ResponderEliminar
  16. Tienen que estar buenísimos junto a un buen cafelito, el aspecto es delicioso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. No vivimos en Nueva Orleans pero te tenemos a tí que nos lo acercas a casa reposterilmente hablando ¡qué pinta tan rica tienen estos beignets! Me guardo la receta que hay que probarlos sí o sí

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  18. Ohhh!! Pero qué cosita más rica nos traes guapi! No los conocía, pero tienen una pinta irresistible. A mí me encanta siempre conocer recetas nuevas, de otros países. Me encanta experimentar y probar, así que, me guardo la receta que la probaré sin falta ^^
    Un besote guapa!

    ResponderEliminar
  19. Qué buen bocado Esther!. No tenía ni idea de la existencia de estos buñuelos, me parecen una auténtica delicia!. Tomarlos con café con leche, y la amena compañía del libro de tu amiga, desde luego es una auténtica merienda de lujo!.
    Feliz miércoles, un beso!.

    ResponderEliminar
  20. Tienen un aspecto estupendo, bien que me iba a tomarme uno en lo inmediato y no parecen muy complicados en hacer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Bueno, Esther, ya sabes que, habiendo dulce por en medio, yo celebro lo que sea, ja, ja, aunque sea uno de Nueva Orleans, o de la Conchinchina. Pero si, además tienen tan buena pinta como estos beignets, se convierte en un auténtico placer. Ya estoy preparada para tomar el té cuando quieras, pero antes, un poco de lectura con ese magnífico libro que nos recomiendas, ¡¡esto va a ser una tarde perfecta!! Besitos.

    ResponderEliminar
  22. Esther perfecto cafecito que me tomaría ahora mismo con uno de estos deliciosos bocaditos, tienen una pinta fabulosa, y con esa mermelada que propones, sería como rozar el cielo con la punta de los dedos.
    El libro que nos recomienda parece interesante, lo buscaré para leerlo.
    Ha sido un auténtico placer venir a visitarte.
    Besitos

    ResponderEliminar
  23. Esther, qué entrada tan rebonita, me ha encantado la receta y me ha encantado la referencia de la novela, voy a buscarla, qué bonito lo haces relacionando la receta con la literatura. Un beso grande

    ResponderEliminar
  24. Me parece una receta muy fácil de hacer y tienen una pinta estupenda, ademas el dulce es mi perdición, la referencia a la novela me gusta..la buscaré..un besin

    ResponderEliminar
  25. ummmm, me encanta el post, las beignets y todo!!!

    ResponderEliminar
  26. Que rico y que buena pinta tienen!!besos

    ResponderEliminar
  27. Como te dije el otro dia tienen que estar de vicio.
    Un besito

    ResponderEliminar
  28. Hola, me llevo muy bien anotado tanto el libro como la receta!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  29. Ay pero que cosa tan hermosa y deliciosa! Yo quiero!
    bs!

    ResponderEliminar
  30. Hola María Esther. Me alegro mucho al volver a verte después de pasado el verano que espero lo hayas disfrutado al igual que estas últimas fiestas aunque no sean muy de mi devoción jj.
    Obviamente yo no he estado en Nueva Orleans así que no puedo hablar de las maravillas de estos beignets, mi hija si estuvo así que por curiosidad le preguntaré por si lo recuerda.
    De lo que estoy seguro es de que estos buñuelos por el aspecto que tienen, y sabiendo como cocinas, han debido salirte exquisitos.
    A ver si alguna vez me atrevo a hacer algunas de tus delicias pero tengo mucho que aprender jj.
    Que disfrutes del fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Ya no me hace falta pasarme por New Orleans porque seguro que las tuyas son mejores. ¡Que buena pinta tienen!.
    Que tengas muy feliz fin de semana. Un beso.
    María

    ResponderEliminar
  32. Madre mía, esto tiene que estar buenísimo!! Sin duda hay que comerlos de tres en tres, jajajaja, a la m. la dieta que hay cosas que merecen la pena y con un chocolate a la taza ni te cuento como debe estar... en fin, que me han encantado tus beignets, guapa.
    Un beso y feliz finde!

    ResponderEliminar
  33. Querida Esther, menuda sorpresa me has dado. Y qué calladito te lo tenías, que nos vimos y todo y te mordiste la lengua... Muchísimas gracias, amiga, un detalle lindísimo digno de ti, que tienes una dulzura innata que va más allá de los postres.
    Pues iba a ver otras entradas anteriores cuando leí beignets de Nueva Orleans y no pude contenerme. De hecho, los buñuelos pintan riquísimos con un aroma y textura muy sutil. Y con todas esas delicias tan chiks de acompañamiento (incluída la novela ;) se me hacen irresistibles. Será como visitar a Grace, seguro que nos echa de menos :)

    Un abrazo, amiga mía, me acabas de alegrar la tarde más lluviosa del año.

    ResponderEliminar
  34. Que pinta mas buena!
    Una entrada suculenta y sugerente con ese guiño a la novela .
    Un besazo

    ResponderEliminar
  35. Esther como siempre en cada post un relato, una historia y una receta que me deja encandilada.
    Esto para las tardes de lluvia, manta y sofá es de agradecer.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  36. Con un buñuelo de estos ya tienes para todo el día jijiji.
    Pero qué presentación más bonita nos haces siempre.
    A mí este tipo de dulces me gustan mucho. Como siempre un relato de diez.
    Besitos y un fuerte achuchón, ya estoy de vuelta.
    Sil
    Los Telares de Sil

    ResponderEliminar
  37. Menuda pinta tienen! tan esponjosos y deliciosos...
    Da gusto pasarse por tu blog se me hace la boca agua cada vez que vengo y encima nos haces un relato precioso...
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  38. Tomar esas delicias con un buen café una, o un té la otra, mientras leemos ese sugerente libro que ya vamos a leer sí o sí, es un plan perfecto, M. Esther. Un post muy atractivo en todos los sentidos.

    Besos a montones de las dos y feliz domingo.

    J&Y

    ResponderEliminar
  39. Menudo post tan, tan bonito. Lo he leído del tirón, no sé qué me ha enganchado más, si la receta de los bollitos o la sinopsis del libro que nos has hecho. Y la sorpresa me la he llevado al final ¡¡al ver la lata!!. Enhorabuena por el post. Besos.

    ResponderEliminar
  40. Jo, que pinta tienen..... no puedo resistirme!!!

    ResponderEliminar
  41. ¡Qué cosa más rica y apetecible! Me estabas echando en falta, imagino, y por poco puedo estar aquí hoy y a estas horitas, jajaja. Dos veces he entrado a comentarte ¿y qué pasó que no comenté? ...pues que no me dejaron, jajaja, me salí y a otra cosa mariposa, hasta mejor momento.
    No he probado este dulce tan singular, ¿seguro que no te han quedado un par de ellos? Muchos besos preciosa.

    ResponderEliminar
  42. Madre mía! Qué ricas deben de estar!.

    ResponderEliminar
  43. Los voy a tener que probar pues no los he preparado nunca, así que tomo nota de tu receta. Besos

    ResponderEliminar
  44. Hola Mª Esther, enhorabuena, los buñuelos tienen un aspecto de lo más tentador, vamos, para repetir y después sentirse culpable de las calorías. Feliz finde desde Cocina con Emma. Bstes.

    ResponderEliminar

¡Me encantan tus comentarios! Gracias.