viernes, 20 de febrero de 2015

Crema de marisco con hatillo crujiente relleno de gambas

 Ya se acaba el plazo del concurso de Pilar y y quería probar otra receta suya que se antoja nada más verla por su buena presencia. No en vano ella la tiene clasificada como un plato para servir en Navidad, aunque en cualquier celebración sería muy bien recibida. Además, ahí donde la véis se tarda poco en prepararla y en cambio parece que lleva muchísima elaboración y quedaremos como reyes por el buen gusto que tiene.
Con ésta receta participo en el concurso del primer aniversario del blog 
"Les receptes que m'agraden" patrocinado por Castey

Y ésta es mi versión con merluza (que es lo que tenía en casa) en lugar del rape y también he reducido los ingredientes. 

INGREDIENTES:
-Medio litro de crema de marisco de buena calidad.
-1 paquete de pasta brick o filo.
-1/2 kilo de gambas
-1 paquete de mejillones cocidos, son 300 grs. (los compré en Mercadona en una bolsa al vacío, son mejillones de las rías gallegas)
-500 grs. de merluza
-2 puerros.
-1 cucharada de crema de leche
-media taza de mantequilla aproximadamente.

PREPARACIÓN:
Picamos la parte blanca de los puerros. Cortamos en trozos la merluza, las gambas ya peladas y los mejillones y reservamos.
Rehogamos el puerro picado en una sartén con un poco de aceite de oliva hasta que se ponga transparente. Cuando ya esté añadimos la merluza y las gambas. Removemos un poco y añadimos los mejillones y la crema de leche, salpimentamos.

Fundimos la mantequilla a mínima potencia en el microondas y sacamos la pasta brick de la nevera, abrimos el paquete y desprendemos una hoja (es finísima)
La untamos con la mantequilla, ponemos otra hoja encima y la pintamos también y sobre ésta dos cucharadas de relleno en el centro. 
Formamos el paquetito subiendo los extremos de la pasta y atándolos con una tira de la parte verde del puerro. Los ponemos sobre una bandeja con papel de horno y dejamos que se doren en el horno a 180º - 200º unos 5 minutos.
Calentamos la crema de marisco y la servimos en los platos, disponiendo un hatillo en medio. 
Nota:  Hay que llevar cuidado para trasladar un hatillo de la bandeja del horno al plato, lo desplazaremos con una paleta o cuchara con cuidado, nunca tirando de él hacia arriba porque se puede desfondar y salirse el relleno por el camino...
 Uuch!