domingo, 1 de mayo de 2016

Bizcochos rosas de Reims


Si estos renombrados biscuits franceses ya deleitaron por su color, textura y sabor al presidente Fallières, la marquesa de Polignac, el rey Leopoldo II de Bégica, al zar de Rusia e incluso estuvieron presentes en el banquete de coronación de Luis XIV en Reims... 

Hoy serán el regalo perfecto para sorprender y agasajar como es debido
 a la persona más importante de todas, la que nos dió la vida: 
nuestra madre, y cuyo Día se celebra hoy en España. 

Cuando abra la caja y vea su precioso color sonrosado 
seguro que dirá..."Oh, son adorables"

Cuando al probarlos note su textura crujiente al primer mordisco 
para encontrarse después con un corazón tierno...
exclamará "¡Ummm, qué maravilla!

Y cuando note su delicado sabor, realzado aún más si 
los remoja en una copa de champán (según la costumbre francesa) 
que habremos incluído en el regalo...
"Jiji,ay, qué alegría me está entrando niña"

Mientras, asombrada, pensará...
"Cómo mantienen su integridad, no se desmoronan ni una migita"


Estas son una de las galletas más antiguas de la historia culinaria, fueron creadas en Reims (la ciudad más grande de la región de Champagne) en 1690.
La casa Foissier (nombrada proveedora oficial por Carlos X) que las comercializa desde el siglo XVIII sigue manteniendo en secreto las proporciones exactas de la receta original.  

INGREDIENTES:
-3 huevos medianos (a temperatura ambiente)
-100 grs. de azúcar
-45 grs. de maicena
-90 grs. de harina
-4 grs. de polvos de hornear (Royal)
-colorante rosa en gel
-azúcar glass
-Una pizca de sal 
-media cucharadita de esencia de vainilla

PREPARACIÓN:
En un bol ponemos las yemas con la mitad del azúcar (50 grs)batimos hasta que aumenten de volumen y blanqueen. 

En otro bol más grande echamos las claras con una pizca de sal y vamos batiendo para espumar, incorporamos el azúcar que nos queda (50 grs.) en dos veces y unas gotitas del colorante rosa y seguimos batiendo hasta que quede hecho el merengue.

Mezclar la crema de yemas del primer bol poco a poco.

(De las muchas recetas que circulan por la red, me he decidido preparalas según ésta que ví aquí, aunque según la mayoría se pueden ir agregando las claras de una en una, directamente a la mezcla de yemas batiendo bien para montarlas)

Unir la harina con la maicena y el Royal. Tamizarla sobre el merengue y con una espátula ir mezclándola con movimientos envolventes, con cuidado.

Rellenar los moldes y espolvorearlos con una capa generosa de azúcar glass. Dejar reposar de 20 a 30 minutos (para que se forme un poco de costra en la superficie) 

Mientras tanto, precalentar el horno a 180º y antes de meter la bandeja volver a espolvorear un poco más de azúcar glass sobre ellos.

Tradicionalmente su forma es rectangular usando un molde bajo específico para ello, o bien se hace la forma de soletillas con una manga pastelera sobre la placa del horno, y ya horneados se cortan los extremos. Yo he rellenado estos papelillos por mayor comodidad.

Hornear 20 minutos aproximadamente, sacarlos y dejarlos enfriar sobre una rejilla.
Bonitos por fuera...¡y por dentro!


Ahora la prueba de la verdad...la de remojarlos en champán como manda el cánon del buen gusto y refinamiento, y comprobar si los biscuits nos han quedado en su punto ideal. Es decir, que no pierden su forma tras haber sido sumergidos en líquido y con la satisfacción de poder conjuntar sus preciados sabores al mismo tiempo que...


Felicito al pastelero desconocido 
Que quiso aprovechar el calor del horno, entre hornadas de pan, creando esta masa especial que coció dos veces (bis-cuit) y que al aromatizarla con vainilla manchó su color blanco inicial tras lo cual, queriendo corregir su error, la tiñó con colorante (rojo de cochinilla) transformándola en rosa. 



Y de forma especialmente dulce a todas las mamás y sobre todo a la mía, claro!

¡¡Feliz Día de la madre!!

52 comentarios:

  1. No sé si serán de la reina, pero tienen una pinta buenísima y además sonrosados "un amor" y ya para matarme mojados en champán, chica la boca se me hace agua.
    Muchos besos Esther.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito color y sin duda sabor delicioso.

    ResponderEliminar
  3. Esther cuando le pongamos estas delicias a nuestras madres por delante, y las prueben, solo podrán decirnos:¡¿Hay más?!
    Que cosa más bonita, desde luego no me extraña que toda la realeza y alta alcurnia francesa fuer seducida por estos deliciosos bizcochitos, ¡¡son tan cuquis!!, que hasta pena da tocarlos.
    Precioso e interesante post, como siempre guapetona. Tu si que sabes hacernos felices.
    Besos y que disfrutes del día.

    ResponderEliminar
  4. ¡Una receta excelente para agasajar a las mamis! Niña, y que glamour gourmet mojandolo en champán. 😂 😂 😂
    Besitos y feliz domingo

    ResponderEliminar
  5. Querida María, hay que ver lo rosas que hemos empezado el mes, ni que nos hubiéramos puesto de acuerdo! Embelesada me he quedado con las imágenes, bellísimo plato, taza, mantel.... aisss y ese bizcochito que debe ser una auténtica delicia, qué post tan bonito! Las historias que nos cuentas siempre me dejan enganchada de principio a fin, la de hoy también me ha encantado!
    Te deseo un muy feliz día, muchas cosas para celebrar, que lo disfrutes infinitamente con tu media naranja en vuestro aniversario, y que todo siga siendo de colar rosa!!
    Un besazo guapísima!

    ResponderEliminar
  6. Maria que rico no conocia estos pastelistos , pero me han enamorado besitos

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Pero qué bien me viene esta receta, Esther!! A mi me encanta la repostería francesa, y siempre me ha gustado como quedan estos bizcochos en los postres, pero claro, como aquí no los venden (bueno, por lo menos en las tiendas del día a día de mi zona), me he quedado con las ganas de hacer un postre con esta especie de soletillas. Pero eso, a partir de ahora se acabó, pues ya tengo la receta y puedo hacerlos caseros. Así que me la guardo muy bien, que con el tiempo, seguro que lo pongo en práctica para adornar algún postre.
    Tu madre va a estar encantada con este regalo. Espero que disfrutéis el día juntas. Besitos y gracias por la receta.

    ResponderEliminar
  8. ¡Nos hemos enamorado del color de estos bizcochitos y de su bonita presentación en ese plato de porcelana, María E! Y de la descripción que has hecho sobre lo que se siente al morderlo, crujiente por fuera y tierno por fuera y que también reflejan las fotos. Eso de mojarlos en champan nos ha dejado impactadas, será muy fino... ¡pero nosotras los preferimos con un cafelito o un buen chocolate!

    Muchos besos de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  9. Desconocía estos bizcochos por completo Esther, pero qué ganas me has hecho coger de catarlos! Entre tu buen relato, y el color tan amoroso.....hmmmmm me parecen una delicia suprema! Y me encanta que al mojarlos guarden el tipo, de mis pocas manías que tengo, una de ellas y que no soporto en absoluto, es mojar un bizcocho y que caigan migas en el líquido, puaj! es superior a mí :)
    Espero que hayas pasado un feliz y dulce día de la madre!
    Un beso!.

    ResponderEliminar
  10. Eres toda una reina, que mejor tu para hacerlos y disfrutarlos a la vez pues tienen muy buen aspecto.
    Te deseos mis mejores deseos de felicidad en el día de hoy.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola, si los deleitaron a ellos, a mí lo están haciendo ahora, qué delicia, qué suavidad y qué color tan precioso. Un regalo maravilloso para hacerlo a laguien muy especial, qué mejor a una madre!! un beso cielo!!

    ResponderEliminar
  12. Con ese aspecto esponjoso y el color rosa tan bonito que le ha quedado, a cualquier madre le va a gustar seguro y a mi también.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Uy se ven buenisimos, gracias por la receta

    ResponderEliminar
  14. Uhmmmm te han quedado de 10, super esponjosos. Deben de ser aire puro y deshacerse en la boca. Yo personalmente no pondría el colorante ya que soy anti quimicos pero por lo demas espectacular ha quedado como debe de quedar un bizcocho. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  15. María qué difícil me lo pones hoy con esta receta, ya sabes que no tengo mano para la cocina y menos para repostería, pero esto tiene tan buena pinta que habrá que intentarlo.

    Deliciosa presentación y seguro que mejor bocado.

    BESOS

    ResponderEliminar
  16. Un bonito regalo y un bocado exquisito. Me gustan los dulces que tienen distintas texturas al probarlo, seguro que es todo un placer comerlos.
    Feliz día a ti también. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Que post tan entrañable, María!!! me ha encantado la presentación con esas rosas tan romanticas, y mientras contabas lo que sentiría tu madre cuando los comiera he sentido mucha ternura, gracias por compartir la receta, los he probado y son deliciosos pero ahora gracias a tí podre hacerlos yo.
    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
  18. Querida Esther, qué regalo más tierno, dulce y precioso que has elegido para el día de la madre. Me ha encantado y seguro que a todas las madres de España les ha gustado también. Se ve precioso con ese color rosita... Un beso, linda.

    ResponderEliminar
  19. Preciosa mesa, y deliciosos bizcochitos, con ese tono rosado.

    ResponderEliminar
  20. Estos bizcochos tienen que estar riquísimos, Esther
    Jamás los mojaría con champán porque el champán no me gusta nada
    Tampoco sé si el merengue llegaría al horno porque me encanta ;-)
    Espero que ayer pasaras muy buen día
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Tu mami habrá quedado encantada con estos bizcochitos tan ricos. Desde luego que te han quedado deliciosos, con ver las fotos ya me hago a la idea de lo poco que durarían en la mesa (jiji).
    Yo no soy mucho de cava pero seguro que al mezclarlo con estos bizcochos seguro que combinan muy bien. Seguro que repetiría.
    Feliz semana guapa.

    ResponderEliminar
  22. Querida amiga.....esto es lo más glamuroso que he visto.....y yo lógicamente me la llevo¡¡¡¡
    Y ten por seguro que las mojo en Cava¡¡¡¡¡
    besitos cariño¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  23. Que bonitos te han quedado en rosa!!besos

    ResponderEliminar
  24. Buena pinta sí que tienen, sin duda es un buen regalo, en este caso para las madres, pero también para todas las personas que queramos. Muy buenos.
    Bss

    ResponderEliminar
  25. Que bizcochitos más ricos y más deliciosos, además con esa copita de champán estoy segura que estarán para derretirse, yo también felicito al cocinero que inventó esta receta y por supuesto a ti que nos los enseñas con la receta y todo para que no perdamos comba.
    Un besito enorme y feliz semana.

    ResponderEliminar
  26. Esos bizcochitos tienen una pinta deliciosa y con ese color me encantan.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Oh qué delicia has escogido, es una manera estupenda de felicitar a una madre, parece ser un bizcocho realmente delicado

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  28. Ooooohhhhh esto es un delicatessen de una de las mejores pastelerías que existan. Yo me imagino a los nobles tomando un té y sujetando uno de tus finos bizcochos con tan solo dos dedos. Pero.....también me imagino comiéndomelos yo como una ansiosa y de un modo mucho menos refinado jajajajaa. Me guardo la receta.
    Muchísimos besos.
    María

    ResponderEliminar
  29. Le tengo yo ganas a estos bizcochitos y después de ver los tuyos ya me he convencido del todo!! son tan tiernos... Bs.

    ResponderEliminar
  30. Unos bizcochos deliciosos. Con ese color rosado y esa textura, no me quiero ni imaginar cómo estarán con champán!!!
    Un besito :)

    ResponderEliminar
  31. Unos bizcochos deliciosos. Con ese color rosado y esa textura, no me quiero ni imaginar cómo estarán con champán!!!
    Un besito :)

    ResponderEliminar
  32. no conocia esta receta ,pero la apunto ya mismo ,se ven unos bizcochitos muy delicados ,no se si sera por el color pero me han encantado
    bs

    ResponderEliminar
  33. ¡Viva el pastelero que los inventó, las madres que nos parieron y viva tu! jeje
    No conocía estos bizcochos, pero cualquier detalle dulce para nuestras mamis siempre es un acierto :) Te han quedado preciosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Son adorables, Mª Esther. La textura, liviana. El color de los pétalos de rosa. No me extraña que Leopoldo de Bélgica se quedara prendado de ellos, encandilarían a cualquiera. Genial, la masa con las claras a punto de nieve. Y el horneado, perfecto. Pero lo que más me ha seducido, si cabe, es el mojarlos en champagne. ¡Exquisito! Costumbre de Reims, sin duda. Y qué éxito, agasajaste a tu madre como a una reina :D
    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. Que ricos estarían y el color me encanta!!
    Besos

    ResponderEliminar
  36. ¡Los he probado!¡lo probé!jajaja, y me gustaron. Los compró mi hija en París y ella sí que los tuvo como oro en paño, todos los días daba un mordisquito para que no se le terminaran, eso también nos dió uno para probar. Quedan muy resultones con ese color rosita, como mis barritas de coco. Ya tengo la receta así es que no tengo más que ponerme con ellos. No sabía lo del champán, dará lo mismo un cava, digo yo. Muchos besos guapa.

    ResponderEliminar
  37. Qué entrada más deliciosa, todo un placer para la vista tus dulces, tus recetas y sobre todo esas fotos que consigues tan maravillosas que haces que se me caiga la baba...¡ainsss¡ de nuevo disfrutando con tus delicatesen...besitos un montón.

    ResponderEliminar
  38. Hola creo que es la primera vez que te visito. Me gusta mucho tu blog y esta receta me ha encantado, qué elegante y esponjoso este bizcochito rosa...tengo que probarlo...gracias y feliz día:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitarme y comentar. Me alegro que te haya gustado la receta.
      Vuelve cuando quieras! Feliz día

      Eliminar
  39. que gracia!! me recuerdan un poco a los pastelitos de pantera rosa, aunque estos tienen que ganar por goleada, que esos son industriales!

    tienen una pinta deliciosa!

    un besito guapa!

    ResponderEliminar
  40. Que bonitos te han quedado así tan rosaditos, se ven muy esponjosos y ricos, y si como dices los acompañamos de champagne, será el no va más.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  41. Esos con el cafetito de las 5 divinos!!
    Tienen una pinta espectacular.
    XOXO

    ResponderEliminar
  42. María Esther, tu mamá y todas las mamás que hayan recibido semejante delicia seguro han quedado muy complacidas, felices y sintiéndose mimadas con semejante obsequio.
    Aquí, en mi país, el día de la madre se celebra en octubre; por ello, guardaré tu receta para esa ocasión ;)
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  43. Con ese color tan bonito, no hay quien se resista a tomarse por lo menos dos o tres. Estan genial. Un abrazo

    ResponderEliminar
  44. Madre mía que ricura.
    Me encanta es suave y dulce lugar, si no te importa me quedo de seguidora.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por quedarte, estás en tu casa!
      Un saludo

      Eliminar
  45. ¡¡¡Hola María!!! Estupenda alegoría histórica. ¿Qué decir del bizcocho? Lástima no pillar una buena ración. Feliz finde, bstes.

    ResponderEliminar
  46. Hola M.Esther. Me gusta mucho las explicaciones que das en casi todas tus recetas, de esa forma nos enteramos de su origen si es que se sabe y por lo que veo tu sabes el de casi todas jj.
    Lo que me ha llamado la atención es el mojarlas en cava jj nunca las he probado pero creo que será una prueba exquisita y es que me encanta el cava jj. Otra de las mezclas que más me llamó la atención cuando la probé fue tomar cava con fresas jj, cuando me encontraba en Barcelona y de eso ahora se van a cumplir unos 12 años.
    De lo que no hay duda es de que estos bizcochitos son una tentación y con cava, irresistible.
    Que pases un estupendo fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Una preciosidad de bizcocho.
    Un estupendo regalo para el palada. DELICADA PRESENTACIÓN.
    Mil gracias por tu perfecto paso a paso. Tomo buena nota.
    Deseo pases un feliz fin de semana.
    Bss.

    ResponderEliminar
  48. Hola M. Esther!!!

    Menuda pinta tienen estos bizcochos!!!!! Son preciosos, y aunque tal vez no sea el adjetivo más idóneo, es el único que se me ocurre viendo las imágenes. Además tienen una pinta súper esponjosa que entran ganas de comerlos tan sólo verlos, me salió con rima y todo, jajajajajajajaja. Me encantan.

    Besitos y feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar

¡Me encantan tus comentarios! Gracias.